Beneficios del Yoga

¿Cuáles son los beneficios del yoga?

Hoy en día vivimos en un mundo y en una sociedad donde la falta de tiempo y el estrés son el pan de cada día. Cada vez nos cuesta más sacar tiempo para mantenernos en forma o relajarnos y vivir de una forma más tranquila pero, ¿y si encontráramos algo para mejorar nuestra salud tanto a nivel físico como emocional a la vez? ¿Y si además fuera algo que pueden realizar tanto niños como adultos o personas mayores?

Está claro que aprender a manejar el estrés es uno de los beneficios del yoga científicamente demostrados pero hay muchos más y es lo que vamos a ver a continuación.

En cuanto a los beneficios del yoga para la salud física y mental cabe destacar que no solo se logran y funcionan durante la práctica del yoga, sino que, como verás más adelante, todas las ventajas de hacer yoga continúan más allá del yoga y la meditación.

Así que si aún estás pensando qué te aporta el yoga, deja de pensarlo y sigue leyendo.

Para tener más organizados todos los beneficios del yoga, los vamos a clasificar en tres categorías: beneficios físicos del yoga, mentales o emocionales, y espirituales.

beneficios del yoga

1. Beneficios del yoga a nivel físico

Quizás sean los más conocidos o por los que la gente más se interesa, pero es un error muy común pensar que solo existe este tipo de beneficios de yoga.

Pasemos a verlos:

1.1 Pérdida de peso y su mantenimiento

Tener un déficit calórico (comer menos de lo que gastas) y hacer ejercicio es la base para adelgazar. Y aunque no esté pensado para ello, con el yoga bajar de peso se vuelve muy fácil.

Pero el yoga no solo te ayuda a perder peso y quemar calorías. Con el yoga se hace ejercicio (y mucho) pero además te conciencia para conocer más tu cuerpo y cómo cuidarlo.

La práctica del yoga te estimulará para controlar el ansia de comer compulsivamente. Te ayuda a comer mejor y en menos cantidades por lo que es ideal tanto para bajar unos kilos como para el control del peso.

1.2 Mejora la flexibilidad

Sin duda alguna, uno de los beneficios físicos del yoga que más gente conoce es el de conseguir más flexibilidad y movilidad articular gracias a las posturas de yoga o asanas.

Y no es de extrañar, porque muchísimas posturas requieren de un gran rango de movimiento y una elevada flexibilidad para hacerlas a la perfección.

Por fortuna, practicar yoga de forma continua estirará tus músculos y tendones día tras día y con el tiempo conseguirás mejorar tu elasticidad para realizar posturas que al principio te parecían imposibles.

Mejorar la flexibilidad general de todo tu cuerpo es ideal para sentirte joven pero también para evitar lesiones y tener unos músculos más resistentes. Y con la práctica del yoga la mejorarás sin darte apenas cuenta.

1.3 Aumenta la capacidad pulmonar y mejora la respiración

La respiración es un punto importantísimo en el yoga.

Puede parecer una tontería pero muchísimas personas respiran de forma incorrecta; ya sea por hacerlo por la boca o por hinchar el pecho y no el abdomen.

Desde el primer día que nos ponemos a hacer yoga se nos insiste en que debemos respirar de una forma correcta durante todas las posturas. Y es que la respiración y se consciente de ella es clave para la correcta práctica del yoga.

En todos los tipos de yoga, la respiración es esencial y está coordinada con el movimiento. Algunos cursos incluso incluyen sistemáticamente ejercicios de respiración específicos, pranayamas (que puede traducirse como control de la respiración).

Los pranayamas permiten un mejor control de la respiración, pero también aumenta la capacidad pulmonar gracias a la inspiración, la exhalación y la retención del aire de los pulmones vacíos o llenos. Además, al respirar profundamente, el cerebro, la sangre, los tejidos y las mucosas se oxigenan mejor.

¿Y qué beneficios físicos produce el yoga a través de la respiración?

Pues la verdad es que son bastantes. Desde producir un estado de relajación física (y mental) hasta tener un mejor transporte de oxígeno en la sangre y aumentar la capacidad pulmonar del yogui.

Un estudio científico que se publicó en 1998 en la revista “The Lancet” reveló que la respiración completa que se aprende y controla con el yoga, aumenta la capacidad pulmonar y mejora los problemas pulmonares.

Los resultados del primer mes del estudio mostraron que el número de respiraciones por minuto descendió de 13,4 a 7,6.

Esto se traduce en una mayor concentración de oxígeno en sangre por cada respiración y una mejora más que notable en el rendimiento físico y deportivo.

Por lo tanto, gracias al yoga conseguimos mejorar la capacidad pulmonar con la respiración profunda que se practica durante sus ejercicios.

1.4 Mejora la circulación sanguínea

Quizás este sea uno de los beneficios del yoga para el cuerpo menos conocidos pero es también muy importante.

Especialmente la de las extremidades.

El movimiento, mantener durante tiempo diferentes posturas e incluso la parte del yoga más encaminada a la relajación hace que la sangre fluya de forma mucho más eficiente.

Es común notar mejorías en hinchazones en extremidades de personas con problemas de circulación o en las personas que se les hinchan los pies o las manos con el calor.

No olvidemos que el yoga es ejercicio, y como todo ejercicio, mejora la circulación a través de los vasos sanguíneos proporcionando un mayor riego a todo nuestro cuerpo. También hace la sangre más líquida y con mayor cantidad de hemoglobina con una sangre mucho más oxigenada (como vimos en el punto anterior).

Todo esto se traduce en una mejor salud, mayor eficiencia física y en un menor riesgo de sufrir ataques al corazón, infartos o aneurismas.

1.5 Pone a punto a nuestro corazón

Derivado de los puntos anteriores donde hablamos de mejorar la respiración y la circulación, un beneficio del yoga que no puede faltar es fortalecer y mejorar el rendimiento de nuestro corazón.

No todo el yoga es aeróbico pero muchas posturas y tipos como el vinyasa yoga se realizan más vigorosamente y en movimiento. Esto nos ayuda a mejorar el acondicionamiento cardiovascular y a regular las constantes cardíacas necesarias para estar sanos y evitar ataques al corazón u otras enfermedades cardiovasculares.

Una vez más, varios estudios científicos han demostrado que practicar yoga baja los latidos del corazón y lo hace más fuerte.

Por no hablar del estudio del descenso de la presión arterial gracias a posturas como el Savasana (también conocida como la postura de la relajación profunda consciente) de la revista “The Lancet”.

Por lo tanto, aunque lo hemos incluido en el mismo punto, otros beneficios del yoga muy importantes son que nos ayuda a proteger el corazón, a reducir la presión arterial y a ralentizar la frecuencia cardíaca para que nuestro corazón bombee más cantidad de sangre con cada latido.

1.6 Aumenta la fuerza y la resistencia

Quien diga que con el yoga no se trabajan los músculos ni la resistencia de estos, no tiene ni idea.

Mejorar la fuerza y la resistencia con el yoga es algo inherente a esta disciplina. Es muy habitual encontrar yoguis con cuerpos esculturales que se lo han trabajado con el yoga.

Las diferentes asanas o posturas de yoga trabajan varios músculos a la vez y terminas trabajando todos los músculos de tu cuerpo. De hecho, lo normal en las clases de yoga es enfocar diferentes días a diferentes aptitudes de nuestro cuerpo (con sus posturas de yoga correspondientes).

Por ejemplo, un día se trabaja la fuerza, otro la resistencia, otro la flexibilidad, otro la relajación, etc.

Esto no quiere decir que haya posturas de yoga que solo mejoren una de estas cualidades, pero sí que hay posturas que se centran más en la fuerza que otras.

Con esto queda claro que las asanas no solo tonifican tu cuerpo y lo hacen más fuerte, sino que también incrementa la resistencia de estos y mejoran todo nuestro cuerpo tanto en flexibilidad como en equilibrio y relajación muscular y mental.

1.7 Mejora tu postura y el equilibrio

Como has visto, hacer yoga y practicar sus asanas tiene muchas ventajas, pero la cosa no acaba aquí.

Además de todo lo anterior, las posturas de yoga nos ayudan a tener una mejor postura en nuestro día a día. Tanto es así que muchísimos médicos y fisioterapeutas recomiendan realizar yoga o pilates para aliviar dolores e incluso para corregir problemas de espalda, de crecimiento o de articulaciones.

Y no es de extrañar que se recomiende tanto. Una buena postura parte de tener un tono muscular adecuado y que esté en consonancia con una buena flexibilidad. Y sin duda, con el yoga conseguirás tener un equilibrio entre estas dos facetas que nos hará mantener una postura erguida sin esfuerzo.

¿Y cómo consigue el yoga mejorar la postura?

Además de mejorando la fuerza y la flexibilidad, se insiste mucho en hacer las posturas de yoga correctamente para:

  • Soltar todos los músculos: relajar la tensión muscular y la fatiga del día a día.
  • Tener movimientos articulares completos: con el yoga moverás las articulaciones en prácticamente todos sus rangos para asegurarte una movilidad plena.
  • Alinear la espalda y la cabeza: si en algo se hace incapié, es en realizar las posturas de yoga manteniendo la espina dorsal y la cabeza alineadas y rectas.

En cuanto al equilibrio, mejora la propiocepción, la capacidad natural del cerebro para saber en todo momento la posición del cuerpo en el espacio. Y esto permite movimientos más precisos y minimiza el riesgo de lesiones.

1.8 Alivio del dolor

Es un hecho que el yoga alivia el dolor y es por ello que además de ser una disciplina muy realizada, es tan recomendado por especialistas en diversos campos de la medicina y la salud.

Ya hemos hablado de la importancia del yoga en mantener una postura correcta. Tal y como contábamos antes, el yoga se ha convertido en una disciplina muy recomendada como tratamiento eficaz para el dolor de espalda crónico e incluso para otras dolencias como dolores y contracturas musculares.

Varios estudios han vuelto a confirmar que las posturas de yoga, junto con la respiración y la meditación, alivian el dolor de la espalda, de artritis, fibromialgia, tendinitis, contracturas, y un montón de dolencias más.

Así que, el beneficio del yoga de aliviar el dolor es uno de los más útiles para todos aquellas personas que quieran realizar un deporte mientras se recuperan de alguna lesión o alivian los dolores de alguna enfermedad ósea o muscular.

 

2. Beneficios del yoga a nivel emocional o mental

Estos son los beneficios que más rápido se notan ya que con una sola clase de yoga puedes empezar a notarlos.

Dentro de los beneficios del yoga en la mente destacan los siguientes:

2.1 Reduce el estrés y facilita la relajación

Tener estrés en nuestra vida cotidiana se ha tomado como algo normal, pero nada más lejos de la realidad.

Hacer yoga a diario, aunque solo sean unos minutos, es el mejor remedio natural para aliviar tensiones y reducir e incluso eliminar el estrés.

No olvides que el yoga no es solo hacer posturas y ejercicio. Gracias a las asanas, las técnicas de respiración y la meditación llegaremos a un estado de relajación y tranquilidad que irán conquistando todo nuestro día para combatir el estrés tanto físico como mental y eliminarlo de una vez por todas.

No hace falta que lo leas aquí para que lo creas, se ha comprobado con varios estudios, como en las personas que cuidan enfermos de Alzheimer y cuidadores psiquiátricos que son muy propensos al estrés crónico. Pero sin duda, la mejor forma de comprobarlo es practicar yoga uno mismo.

Desde un punto de vista más biológico, el estrés es un proceso mental que afecta a nuestro cuerpo provocando una sensación de tensión (de lucha o huída) gracias a la liberación de cortisol (la hormona del estrés).

La práctica del yoga se encarga de disminuir los niveles de cortisol en la sangre de forma prolongada lo que lleva a la reducción del estrés incluso horas después de acabar la sesión de yoga.

Por lo tanto, si tienes una vida ajetreada, puedes practicar unos minutos de yoga antes de irte a dormir o incluso antes de empezar el día para conseguir la eliminación del estrés. No obstante, con la práctica y la rutina, conseguirás llevar una vida sin estrés.

2.2 Mejora nuestra concentración

Otro de los principales motivos por los que el yoga es bueno para nuestra vida es porque aumenta nuestra capacidad de concentración.

Practicar los diferentes asanas mientras se mantiene la respiración adecuada nos ayuda a focalizar y concrentarnos en nuestros movimientos y en mantener cada postura y respiración.

Y por supuesto, no solo para focalizarse en las posturas de yoga, sino para concentrarse en el Yo y en el presente mejorando así nuestra capacidad de atención y meditación.

La concentración sobre nuestra mente y cuerpo permite incluso controlar los centros neurálgicos. Estudios han demostrado que algunos yoguis avanzados pueden controlar su ritmo cardiaco, sus ondas cerebrales e incluso ligeramente su temperatura corporal gracias a la concentración en su cuerpo inducida por la meditación en el yoga.

Esto no solo sirve para relajarse, sino para llegar a un nivel de relajación mucho más profundo y en menos tiempo gracias a este gran control interior.

Por último, pero no menos importante, mejorar la concentración también es útil fuera del yoga: para focalizar nuestra atención en el estudio o en el trabajo, o para resolver problemas y conseguir un objetivo evitando distracciones.

2.3 Estabilidad emocional

El yoga y la meditación nos pone en contacto con el “yo” interior. Esto intensifica nuestra autoconsciencia y nos da una perspectiva de la vida diferente que nos libera de las emociones más destructivas como la envidia, la ira, la ansiedad, el estrés…

La estabilidad emocional es algo que viene solo con la práctica rutinaria del yoga y, como hemos visto, además de eliminar el estrés, nos sirve para manejar la hostilidad en nuestro día a día y ver cada situación desde una perspectiva más amplia.

2.4 Aumenta nuestra autoestima y mejora las relaciones

Aunque lo hemos puesto en el apartado de beneficios del yoga a nivel emocional, la falta de autoestima afecta tanto a nuestro cuerpo (dejándonos de cuidar) como a nuestra mente (queríendonos menos).

Y esto forma un bucle infinito que te puede sumergir en un pozo sin fondo.

Por suerte, hacer yoga también sirve para confiar más en ti y mejorar tu autoestima.

Más allá de la práctica, toda la filosofía del yoga nos enseña a centrarnos en mejorar cuerpo, mente y espíritu y esto se notará en nuestra autoestima como consecuencia directa.

¿Y en qué deriva tener una buena autoestima?

En empatizar con los demás, en tener sentimientos de gratitud con el resto, compasión y en saber pedir y aceptar el perdón.

¿Conoces el dicho “antes de querer a alguien quiérete a ti mismo”? Gracias a tener mejor autoestima podremos mejorar las relaciones con todo nuestro entorno.

Una persona relajada, feliz, que confía en sí misma y con estabilidad emocional es capaz de generar mucha más confianza en nuestras relaciones diarias.

Pero estos beneficios del yoga no solo te afectan a ti, sino que tú harás que otras personas se contagien de tu actitud.

2.5 Descanso

¿Quién no se ha tirado a la cama después de un duro día de trabajo o de ejercicio?

Y a pesar de estar agotados muchas veces nos cuesta conciliar el sueño.

Varios estudios han demostrado que practicar yoga a cualquier hora del día (aunque especialmente por la noche) mejora tu descanso.

Gracias al yoga tenemos dos factores que nos ayudarán a tener un descanso mayor durante toda la noche: haces ejercicio; y la respiración y la meditación.

Por un lado practicar posturas de yoga quema caloría y te cansa como cualquier otro ejercicio. Pero por otro lado, la respiración (pranayama), la meditación e incluso algunas posturas como el Savasana, te ayudan a relajarte e irte a la cama con un estado de calma perfecto para conciliar mejor el sueño y dormir más profundamente.

Esto te ayudará a levantarte con mucha más energía y de mejor humor, retroalimentando así el resto de beneficios del yoga.

 

3. Beneficios del yoga a nivel espiritual

3.1 Paz interior

La paz interior o la paz mental se puede entender como un estado de profunda calma y tranquilidad en nuestro interior que se mantiene constante en el tiempo (o al menos durante un gran periodo de tiempo).

No es de extrañar que muchísimas personas encuentren en el yoga la forma de llegar a la paz interior y conseguir esa sensación de plenitud y de ser parte de un todo que ninguna otra disciplina te da.

La parte del yoga que se encarga de llegar a este estado de calma absoluta es la meditación. La cual también es la base para que otros beneficios del yoga se manifiesten.

3.2 Expansión de la conciencia

Aunque uno de los beneficios del yoga es el autorreconocimiento, también nos ayuda a vivir con mayor conciencia.

Muchas veces nos reconcome el pasado o nos preocupamos demasiado por el futuro. El yoga nos ayuda a centrarnos en el presente, que es el único momento en el que vivimos.

Simplemente estando en conexión con el presente nos damos cuenta de todo el entorno que nos rodea y del mundo en general. El yoga no solo nos permite tener una conciencia mayor de nosotros mismos en el tiempo y lugar actuales, sino que nos hace ser conscientes de que formamos parte de un todo: la conciencia colectiva.

3.3 El concepto de Karma y Dharma

El karma y el dharma son dos conceptos que no hay que confundir.

En el hinduismo el Dharma hace referencia a aquellas acciones que debemos hacer para estar en armonía con el universo o con el todo. Engloba conductas, leyes y normas, deberes, etc.

El concepto de Karma es complicado de explicar; es una reacción o acción al dharma que tengas. Popularmente se entiende el karma como una especie de ley universal “causa y efecto” y que se puede tener buen karma o mal karma.

En realidad el Dharma es lo que se tiene bueno y el karma es la reacción a ese dharma.

A pesar de la dificultad de comprender estos conceptos, de la filosofía del yoga surge el Karma Yoga.

El karma yoga está enfocado en el servicio a los demás. En hacer algo por los demás sin esperar nada a cambio.

Ser altruista da un significado espiritual nuevo a tu vida que te hará ser consciente de los problemas de otros ayudando a los demás también te ayudas a ti mismo.

Varios estudios, como el estudio de la Universidad de Michigan con gente mayor que hace voluntariado, han demostrado que ayuda a tener una mejor calidad de vida.

3.4 Integración de cuerpo y mente con todo tu ser

Hasta ahora habíamos hablado de los beneficios del yoga por separado. Pero sin duda alguna el auténtico beneficio del yoga en la salud es la unión de todos ellos.

La integración de las emociones, los pensamientos, el cuerpo físico y el espiritual provocan un desarrollo de cuerpo, mente y espíritu que provocan un estado de armonía más allá de tu cuerpo físico.

Es decir, sentirás un estado de plenitud que no cabe dentro de ti.

verifyserptrade

Ya has podido comprobar las ventajas de hacer yoga.

Ahora solo te queda ponerte manos a la obra con los diferentes tipos de yoga y decantarte por el que más te guste o hacer varios a la vez.

¡Námaste!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (14 votos, promedio: 4,93 de 5)