Virabhadrasana II o Postura del Guerrero 2

postura del guerrero 2 o virabhadrasana IILa postura de yoga Virabhadrasana rememora los logros de un guerrero mitológico hindú surgido a partir de un mechón de pelo de Shiva.

De sus tres poses, hoy vamos a analizar la segunda variante de la postura del guerrero llamada Virabhadrasana 2, una asana de pie que mejora la fuerza, la estabilidad y la concentración.

Descubre aquí las demás variantes de Virabhadrasana o postura del guerrero:

Cada una de las posturas del guerrero contiene elementos de movimiento simultáneo hacia adelante y hacia atrás, así como de ascenso y descenso, y esta no es una excepción.

Esta asana tiene una historia y una mitología muy arraigadas, ya que representa la pose de Virabhadra cuando ve a Daksha, su objetivo.

Es una de las posturas de yoga que requiere una gran fuerza y estabilidad, y mucha flexibilidad en la parte superior del cuerpo y en las caderas.

Su objetivo a nivel corporal es fortalecer la pierna delantera, mientras se abre la parte delantera de la pelvis y el pecho. Pero también puede ser una manera efectiva de construir un sentimiento de fuerza y poder interior.

A medida que practiques esta pose del guerrero 2, crecerá tu habilidad para enfrentar las batallas diarias con gracia y facilidad.

Cómo practicar Virabhadrasana II paso a paso

Aquí tienes paso a paso cómo hacer la postura del guerrero II, pero si aun así te entran dudas, al final del texto tienes la versión en vídeo. ¡Vamos a ello!

  1. De pie en Tadasana (postura de la montaña), separa las piernas hasta que haya una distancia aproximada de entre 1 y 1,2 metros entre un pie y otro.
  2. Levanta los brazos paralelamente al suelo y extiéndelos cada uno hacia un lado, con las palmas hacia abajo, y la mano extendida de punta a punta.
  3. Gira el pie derecho levemente hacia la derecha, y gira el pie izquierdo 90 grados hacia la izquierda. Alinea el talón izquierdo con el derecho.
  4. Gira el muslo izquierdo hacia afuera para que el centro de la rodilla izquierda quede alineado con el centro del tobillo izquierdo.
  5. Exhala y dobla la rodilla izquierda sobre el tobillo izquierdo, de modo que la espinilla quede perpendicular al suelo. Hunde las caderas hacia abajo, hasta que la parte delantera del muslo quede paralela al suelo.
  6. Ancla este movimiento de la rodilla izquierda repartiendo tu peso entre las piernas. Amplía la postura según sea necesario para asegurarte de que tu rodilla no se mueva hacia adelante más allá de tu tobillo. Presiona firmemente el talón derecho contra el suelo.
  7. Estira los brazos lejos del espacio entre los omóplatos, paralelos al suelo. Ensancha las clavículas y alarga el espacio entre los omóplatos. No inclines el torso sobre el muslo izquierdo, manténlo recto con los hombros directamente sobre la pelvis.
  8. Presiona ligeramente el coxis hacia el pubis. Gira la cabeza hacia la izquierda y mira por encima de los dedos.

Mantén la postura de 30 segundos a 1 minuto. Inhala para subir, mientras presionas hacia abajo tu pie trasero y estiras la pierna delantera. Invierte los pies y repite la postura durante el mismo período de tiempo hacia el lado opuesto.

Variaciones de Virabhadrasana II

En la descripción de la postura, los hombros están centrados sobre la pelvis, con los lados del torso iguales. También puedes inclinar el torso ligeramente hacia la pierna delantera, inclinando los brazos paralelos a la línea de los hombros.

Esto estira el lado izquierdo del torso, y se puede repetir con el lado derecho.

Para aumentar la longitud y la fuerza de los brazos en la pose, gira las palmas de las manos y la flexura de los codos para que queden hacia el techo mientras bajas los omóplatos por la espalda.

Luego, manteniendo la rotación de los brazos, gira las palmas de las muñecas para que vuelvan a mirar hacia el suelo.

Consejos para principiantes en la Postura del Guerrero 2

Cuando dobles la rodilla delantera en ángulo recto, hazlo muy rápidamente con una exhalación expresiva, y apunta la parte interior de la rodilla hacia el lado del dedo pequeño del pie delantero.

Si tienes dificultad para mantener la postura, ten a mano una silla con el borde delantero del asiento de la silla mirando hacia ti. Y por supuesto, es muy importante tener una esterilla de yoga antideslizante para evitar accidentes.

Al doblar la rodilla delantera para entrar en la pose, desliza el borde del asiento debajo de tu muslo delantero (los yoguis más altos puede que necesiten aumentar la altura del asiento de la silla con una manta doblada u otro objeto similar).

Si tus caderas están muy tensas, acorta la postura y endereza la parte delantera de la pierna hasta un grado que te sea cómodo mientras trabajas para ganar flexibilidad.

Coloca las manos en las caderas si tienes una lesión en el hombro o si todavía estás desarrollando fuerza en la parte superior del cuerpo.

Beneficios de Virabhadrasana II

Es un potente estiramiento para las piernas, los tobillos, las ingles, y el pecho. También aumenta la resistencia.

Ayuda a aliviar los dolores de espalda, concretamente durante el segundo trimestre de embarazo, y fomenta la digestión saludable al estimular los órganos abdominales.

Es una asana de apertura de cadera intensa que fortalece los músculos de los muslos y los glúteos. Tonifica el abdomen, los tobillos y los arcos de los pies.

También abre el pecho y los hombros, mejorando la capacidad respiratoria y aumentando la circulación por todo el cuerpo.

Resulta un ejercicio terapéutico para el síndrome del túnel carpiano, los pies planos, la infertilidad, la osteoporosis y la ciática.

Y más allá de los beneficios corporales, la postura del guerrero 2 o Virabhadrasana II aumenta tu capacidad de concentración. A medida que perfeccionas la pose, diriges tu mente claramente y con intención. Las distracciones desaparecen y tu energía se vuelve poderosa y enfocada.

Contraindicaciones y precauciones

No practiques la postura de Virabhadrasana II si tienes una lesión reciente en la cadera, rodilla u hombro, o si sufres de diarrea o presión arterial alta.

Si tienes problemas de cuello, no gires la cabeza para mirar hacia la mano delantera (en el paso 8). Continúa mirando hacia adelante con ambos lados del cuello alargados uniformemente.

Si has tenido algún trastorno de la columna vertebral en el pasado, o si acabas de recuperarte de una enfermedad crónica, es mejor que practiques esta asana bajo la supervisión de un instructor de Iyengar Yoga certificado, o después de consultarlo con tu médico,

Vídeo de la postura de Virabhadrasana 2

Con este vídeo podrás visualizar mejor la asana del guerrero 2, y lograr los mejores resultados.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)