Hatha Yoga

Hatha yoga es un término muy amplio que abarca cualquiera de las prácticas físicas del yoga. Se puede utilizar para describir cualquier tipo de práctica de yoga, desde Iyengar hasta Ashtanga. De hecho, cualquiera de los estilos de yoga físico pueden ser descritos como Hatha Yoga.

Su práctica es tradicionalmente de naturaleza holística, e incluye no sólo la práctica de asanas (posturas de yoga), sino también ejercicios de respiración (pranayama), purificación y meditación, que ayudan a equilibrar el cuerpo y la mente.

Lo que está claro es que la práctica de Hatha Yoga, incluyendo las técnicas de asana, pranayama, mudra y mantra, tienen la intención de fomentar el cambio.

Puede cambiar cómo nos sentimos, no sólo físicamente, sino también mental y emocionalmente. Aumenta nuestros sentimientos de felicidad y bienestar, nos ayuda a dejar la tristeza y el duelo, y fomenta la relajación y el dinamismo.

Podemos usar esta práctica de yoga para estar más conectados, vitales y comprometidos con el mundo en el que vivimos.

Qué es Hatha Yoga

El Hatha Yoga es una de las 5 ramas principales de la tradición del yoga, junto con Raja Yoga (el yoga de la mente), Bhakti Yoga (el yoga de la devoción y el amor), Jnana Yoga (el yoga del conocimiento), y Kharma Yoga (el yoga del servicio desinteresados a los demás).

Si te estás preguntando cuál es el significado de Hatha Yoga, te diré que Hatha significa enérgico o voluntarioso en sánscrito, por lo que se puede definir como el yoga físico o de la actividad, o el medio de alcanzar un estado de yoga a través de la fuerza.

La mayoría de las formas de yoga en Occidente se pueden clasificar como Hatha Yoga. Hatha simplemente se refiere a la práctica de posturas de yoga físico, lo que significa que las clases de Ashtanga, Vinyasa, Iyengar y Power Yoga son todas de Hatha Yoga.

Hoy en día, el término Hatha se utiliza de una manera tan amplia, que es difícil saber cómo puede ser una clase de Hatha Yoga en particular.

Generalmente, una clase de Yoga Hatha suele incluir un conjunto de posturas físicas (de cualquiera de los tipos de yoga), pranayama (técnicas de respiración), y suele terminar en meditación sentada.

En la mayoría de los casos, las asanas suelen ser más estáticas, lentas y suaves que otros estilos con más movimiento o flujo, perfectas para los principiantes o los yoguis que prefieren un estilo más relajado donde sostener las poses por más tiempo.

Una clase de Hatha Yoga avanzado es un buen lugar para trabajar la alineación, aprender técnicas de relajación y sentirse cómodo haciendo yoga mientras construyes fuerza y flexibilidad.

¿Es el Hatha Yoga para ti?

Las asanas de Hatha Yoga son indicadas para cualquier persona, independientemente de su edad, sexo o estado físico. Esto es debido a que su finalidad no es quemar calorías, si no alinear y calmar el cuerpo, la mente y el espíritu en preparación para la meditación.

Prueba con una clase de Hatha Yoga para principiantes como la que te dejamos al final de esta página si te atrae la idea de un yoga suave.

Puede ser una gran introducción al yoga, pero no debes confundirlo con ejercicios fáciles, ya que puede resultar desafiante tanto física como mentalmente.

Beneficios del Hatha Yoga

El Hatha Yoga terapéutico:

  • Fortalece y tonifica el cuerpo: Las posturas de Hatha Yoga ayudan a conseguir un óptimo funcionamiento de ciertos grupos de músculos del cuerpo. Después de unos meses de práctica, notarás que tus músculos son más ágiles y fuertes.
  • Libera la tensión del cuerpo: Los ejercicios de Hatha Yoga de respiración ayudan a liberar la tensión del cuerpo. Al centrarte en la respiración, la mente se relaja. Estos ejercicios también ayudan a liberar las toxinas que tienden a acumularse en el cuerpo si no se eliminan adecuadamente.
  • Tonifica los músculos alrededor de la columna vertebral: Las posturas de Hatha Yoga dinámico mantienen la columna vertebral flexible gracias a sus movimientos simples y fluidos que movilizan la parte superior de la espalda y hacen que esté más relajada. Después de unas cuantas repeticiones, tu sistema nervioso será capaz de funcionar más eficientemente a través de la columna vertebral, y te notarás más saludable y calmado. Esto es importante, ya que una columna vertebral rígida e inflamada impide que los impulsos nerviosos fluyan adecuadamente por todo el cuerpo, una de las razones por la que nos sentimos incómodos o enfermos.
  • Mejora la flexibilidad: Las técnicas de yoga ayudan a aumentar la flexibilidad si se practican de forma regular. Al centrarte en una respiración profunda a medida que te mueves, podrás alargar los músculos y aumentar la movilidad de las articulaciones.

Hatha Yoga, beneficios mentales:

  • Mejora el estado de ánimo: Cuando termines de practicar Hatha Yoga, puede que te sientas más ligero que cuando empezaste. Cuando el cuerpo está limpio y el sistema nervioso está en calma, la mente puede sentirse más calmada y sin preocupaciones. El Hatha generalmente incluye meditación, que ayuda a entrenar la mente para mantenerse enfocada.
  • Ayuda a controlar los deseos: A medida que practiques Hatha Yoga, mejorará tu habilidad para controlar tus antojos. Ya sea que se trate de un deseo de comida, de juego, de compras u otra cosa, podrás llegar a controlarlo. El yoga te ayuda a desprenderte de tus sentidos y de tus deseos. Comprenderás que ese deseo no te traerá felicidad interior, y te liberarás del deseo de conseguirlo.
  • Te da una perspectiva positiva de la vida: La respiración tiene la capacidad de eliminar las toxinas que hay en tu cuerpo. Una vez que estas toxinas desaparezcan y no contaminen ya tu cuerpo, sentirás que tu mente está libre. Entonces será mucho más fácil ver la vida de una manera positiva. Una mente más saludable resultará en una mentalidad más feliz y positiva.

Posturas de Hatha Yoga

Realmente, no hay poses o ejercicios que se puedan denominar específicamente como posturas de Hatha yoga, porque como hemos mencionado antes, el uso moderno del término “Hatha Yoga” enseña múltiples asanas (poses físicas) y pranayamas (prácticas de respiración), utilizando un enfoque clásico.

No obstante, en este enlace tienes todas las posturas de yoga con su nombre en sánscrito y en español.

En cuanto al término de Hatha yoga, “Ha” significa sol y “tha” significa luna, lo que quiere decir que hay posturas tanto “intensas” como “suaves”. Yin, Vinyasa y Bikram son sólo algunos de los subgrupos dentro de Hatha y probablemente los más populares.

Si quieres planificar una rutina para poder hacer Hatha Yoga en casa, aquí tienes algunas de las posturas más habituales que se practican en las clases de Hatha Yoga.

Recuerda, el foco y la concentración son tan importantes en las posturas de Hatha Yoga, como ser capaz de hacerlas físicamente de manera correcta.

Postura del loto o Padmasana

Muchas clases de Hatha Yoga tradicional comienzan con esta pose, porque crea un contexto físico ideal para aprender ejercicios de respiración y técnicas de meditación de yoga.

La postura del loto consiste en sentarse a lo indio con la espalda recta y la mente tan calmada y tranquila como sea posible.

Postura del camello o Ustrasana

Esta postura funciona muy bien para aliviar la tensión y el dolor en la parte baja de la espalda, y puede ayudar a prevenir hernias de disco y problemas digestivos. Las posturas de Hatha Yoga como ésta mejoran o corrigen la alineación de la columna vertebral.

Postura del conejo o Sasangasana

La postura del conejo implica arrodillarse con el cuerpo inclinado hacia el suelo, la cabeza tocando la esterilla y los brazos extendidos detrás, con las manos entrelazadas. Esta pose es un buen estiramiento para la espalda, y alarga y tonifica los brazos, especialmente si levantas las manos lo más alto posible.

Postura del cadáver o Savasana

Es una pose de descanso, y se utiliza generalmente en mitad de la sesión para señalar la terminación de una secuencia de ejercicios.

En la postura del cadáver lo que haces es tumbarte boca arriba, con los brazos relajados a los lados y las piernas estiradas y extendidas a la distancia de la cadera. Los músculos deben estar relajados mientras realizas respiraciones profundas.

Postura de la patada de burro

Esta pose trabaja múltiples grupos de músculos, incluyendo los glúteos y los muslos, mientras mejora su sentido de concentración y equilibrio.

Para hacer la postura de patada de burro, ponte a cuatro patas y levanta simultáneamente una pierna, estírala hacia atrás y levanta el brazo opuesto. En este punto, tu cuerpo debe formar una línea recta desde la punta de las manos hasta la punta de los pies.

Éstos son sólo algunos ejemplos de asanas de yoga básicas que aprenderás en el yoga Hatha, aunque hay muchas más.

El conocido manual sobre Hatha Yoga, el Hatha Yoga Pradipika, incluye quince posturas primarias, siete de las cuales son sentadas y ocho no sentadas, así como una amalgama de posturas adicionales, un total de 84 asanas. Este manual lo tienes en el siguiente apartado aunque desafortunadamente solo está disponible en inglés.

Algunas de ellas son la Postura de la Montaña (Tadasana), la Postura de la Cobra (Bhujangasana), la Postura del saltamontes (Salabhasana), o Postura del árbol (Vrkasana).

Libros de Hatha Yoga

Vídeo de Hatha Yoga

A continuación te dejamos con una clase de hatha yoga online para que disfrutes la experiencia de practicas este tipo de yoga. Te aconsejamos ponerlo a pantalla completa para disfrutar de esta clase de yoga de unos 20 minutos de duración.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)